martes, julio 03, 2007

TUTORIAL: Cómo realizar una campaña publicitaria "impactante"

Pues muy sencillo, no tienes más que jugar con la ambigüedad de las imágenes y escoger un texto mínimamente polémico, haciendo referencia a determinados asuntos a los que la sociedad de hoy es especialmente sensible como la anorexia o la corrupción de menores. Y... ¡¡Tachán!! La campaña publicitaria perfecta para llamar la atención incluso del más despistado.

Pues todo esto y mucho más lo ha logrado la campaña de rebajas de un popular centro comercial zaragozano.

augusta publi0012

La imagen nos muestra a una niña de no más de 14 años que, bajo el lema de "Sé tú misma", nos confiesa que le gusta estar con sus amigos, con su familia, que también le gusta el sexo, disfrutar la vida, respetar y que me respeten (parece sacado del perfil de alguna web de contactos), etc. etc. Y el hecho de que se vea como una radiografía de sí misma (por aquello del esqueleto que se ve desde el abdomen hasta las rodillas), pues está muy bien, pero resulta de un ambiguo que no veas...

¿Qué es lo que se ve a simple vista? Una menor de edad proclamando a los cuatro vientos que le gusta el sexo y que, para colmo, se nos muestra con una imágen esquelética de discutible gusto. No digo que éste sea el mensaje de la campaña, si no que eso es lo que aparentemente transmite mediante un vistazo superficial.

Y por cierto, que el art. 208 del Código Penal dice que "Es injuria la acción o expresión que lesionan la dignidad de otra persona (física o jurídica), menoscabando su fama o atentando contra su propia estimación". Pues bien, según mi modo de ver las cosas, esta patética campaña publicitaria está al borde del tipo de la injuria... y resultaría muy curioso eso de que una empresa sea víctima de injurias cometidas por su propia publicidad... Tranquilos, esto sólo sucede a orillas del Ebro, manda huevos!

2 comentarios:

Elektra Natchios. dijo...

Pues tienes toda la razón, aunque si tuviéramos que tirar de los libros de Leyes ante cada anuncio... xDDDDDDDD Me parece que directamente, dejábamos a todos los publicistas en paro perpetuo.

Anda que no se las traen los anuncios hoy en día, un 70% por explícitos, sexistas o denigrantes hacia algún aspecto, un 20% que a simple vista no muestran explícitamente nada "polémico" pero que si los "diseccionas" con cuidado, tela marinera (como las pelis de Lynch, vamos XD). El 10% restantes serían "normales" para mi gusto.

También depende de la sensibilidad de las personas, yo he visto anuncios que personalmente me decía por dentro: "pero cómo posible que nadie haya denunciado esto", y otros que todo lo contrario.

Recuerdo la que se armó con aquel anuncio de Dolce & Gabbana, que hasta lo prohibieron en España, porque decían que hacía apología de la violación. Yo no ví nada de eso, es más, estéticamente me encantaba. Le dediqué un post en mi blog, con palabras muy "bonitas" hacia las feminazis, digooo "feministas", que exigieron su retirada, y que consiguieron.

Lord Derfel Cadarn dijo...

Es verdad, recuerdo perfectamente tu post sobre el supuestamente polémico cartel de Dolce & Gabbana, en el que comentabas las distintas interpretaciones que cabían, dependiendo del punto de enfoque y de la sensibilidad de la persona que lo estuviera observando.

Respecto a ese anuncio, yo también creo que el feminismo radical a menudo es capaz de llegar al absurdo y no os hace ningún favor, más bien supone un retroceso en ese sentido. Pero bien mirado, el que no llora no mama :D y siempre hay que pedir lo máximo para que al menos te presten atención y consigas aunque sólo sea un mínimo. Pero no era éste el caso con esa ridícula polémica.

Yo también le he echado un poco de cuento a mi post, pero aun así me pareció suficientemente "grave" como para dedicarle algún comentario, porque la verdad es que la imagen en sí (acompañada de semejante texto) no tiene desperdicio...