viernes, noviembre 23, 2007

«Beowulf» y el nuevo cine digital en 3D

Como os comentaba, ayer por la noche asistí al preestreno de «Beowulf», adaptación del viejo poema épico. En un tiempo de héroes, el poderoso guerrero Beowulf acude a tierras danesas para dar muerte al gigante Grendel... A partir de ahí nace un conflicto que transforma a un Rey en una leyenda.

Esta nueva adaptación al cine corre de la mano de Robert Zemeckis ('Forrest Gump', 'Contact', 'Polar Express', etc), quien ha optado una vez más por el cine de animación generada mediante las técnicas más avanzadas. Al margen de «Shrek» y similares, la última película que recuerdo que realmente intentase llegar a lo más alto en cuanto a animación digital fue «Final Fantasy: La fuerza interior» (2001) y anda que no ha llovido desde entonces. Lo cierto es que al comenzar la película uno tampoco aprecia un salto tan grande en el aspecto visual, sobre todo en los primeros planos de los personajes femeninos, que se empeñan en hacerlos con rostros tan bellos, puros y limpios que quedan totalmente irreales e inexpresivos (cometieron el mismo error con la mencionada «Final Fantasy» y ha vuelto a suceder en «Beowulf» -señores de Hollywood, aprendan de los videojuegos Silent Hill 3 y 4, que con muchísima menos calidad técnica logran dar una sensación mucho más realista-). No obstante, la cosa cambia cuando uno se fija en los detalles del rostro de Beowulf y Hrothgar, los movimientos del cabello, la barba, expresiones faciales... Algo sí ha avanzado, sin ser un salto expectacular y, ni mucho menos, lo que se espera en este aspecto tras 6 años desde el último ejemplo equiparable que mi mente recuerda (6 años en este ámbito es un enorme abismo).

Antes de pasar a hablar del nuevo cine 3D, quiero comentaros alguna cosilla más de la película en si. El reparto, para empezar, me parece muy adecuado, incluido el actor escogido para "interpretar" al prota Beowulf. Aunque hubiese estado muy bien ver de nuevo a Gerard Butler (el Leonidas de «300») en el papel de Beowulf por segunda vez consecutiva, hay que reconocer que el Ray Winstone que nos muestran los efectos digitales está bastante logrado. En el resto del reparto destacan un casi desconocido John Malkovich, un anciano Anthony Hopkins y la siempre hermosísima Angelina Jolie, que está igualica que la de verdad... hasta que abre la boca (si es que eres capaz de concentrate en mirar a su boca, claro...), porque en cuanto habla se notan bastante las limitaciones de la animación digital. Por cierto, en el guión colabora el últimamente omnipresente Neil Gaiman con un tal Roger Avary (el de Pulp Fiction).

El resto de la película está muy lograda, el argumento está muy bien llevado, la banda sonora es bastante decente (¿alguien sabe si la canción final es de "Blackmore's Night" o sólo se le parece?) y... en fin, que se pasa un buen rato, pero opino que no es para los niños, ya que está plagado de un aire bastante adulto y porque además se pueden asustar con los monstruos que se ocultan en esa Dinamarca legendaria.

Y ahora es cuando me toca decir que hay un sinfín de escenas en las que canta muchísimo la intención con la que estaba concebido este film. El nuevo cine en 3D. Y es que los contínuos zooms, travellings, planos con movimientos imposibles, etc. estaban descaradamente pensados para dar una sensación de profundidad especialmente apreciable mediante las gafas 3D. Con el estreno de «Beowulf» somos testigos del nacimiento del nuevo formato Digital 3D, el cual supone una calidad de imagen muy superior a la del cine convencional. En este caso, la reproducción de la película se realizará en un servidor de cine digital, un dispositivo que, desde discos duros, es capaz de reproducir vídeo de alta definición comprimido en el formato JPEG-2000. Este formato permite una compresión de las imágenes fotograma a fotograma, pero sin apenas pérdida de calidad visual. La proyección de cine convencional se lleva a cabo a 48 fotogramas por segundo que se consigue mediante una doble obturación de los 24 fotogramas/s realizada para evitar el parpadeo. En el cine digital, cada fotograma se obtura electrónicamente tres veces en el proyector, con lo cual esa frecuencia se eleva a 72 f/s. Como en 3D se precisa mostrar una imagen diferente para cada ojo, el proyector digital trabaja a una frecuencia de 144 fotogramas por segundo, alternando cada fotograma izquierdo y derecho tres veces.

La imagen es totalmente estable, no aparecen polvo ni rayas, y el color y la definición permanecen inalterables desde la primera a la última proyección. Así pues, con la espectacularidad que van a desplegar este tipo de películas en los próximos años, se pretende que el público vuelva a los cines, puesto que será imposible conseguir esa calidad en los sistemas “home cinema”. Y la calidad no es la única baza contra la piratería, ya que además el nuevo cine 3D hace mucho más difícil hacer copias pirata de una película, dado que los contenidos digitales están fuertemente encriptados y, aunque se lograsen copiar, no se podría acceder a ellos. Y, en el caso de los screeners (copias pirata realizadas en las salas de cine mediante videocámaras) estos solo podrían verse con sistemas muy primitivos y una calidad muy baja.

Olvidaos de las clásicas gafitas 3D bicolor

Para vuestra información os diré que en España, Yelmo Cineplex está equipando dos salas en España, una en Madrid (Tres Aguas) y la otra en Jerez de la Frontera. Y que, además, será necesario adquirir por separado unas gafas Nuvision que costarán unos 70 € y que podrán usarse entre 200 y 300 veces. Y, ¿quién sabe? Tal vez dentro de unos años (cuando se abaraten los costes) cada ciudad española disponga de varias salas de este tipo y se convierta en algo tan normal (o casi tanto) como lo es ahora el sistema Dolby Surround. Por cierto, los impulsores de todo esto son básicamente Peter Jackson, George Lucas, James Cameron, Robert Zemeckis, Randal Kleiser y Robert Rodríguez, entre otros.

De momento, toca esperar y os tendréis que conformar con ver «Beowulf» a la manera tradicional, con el clásico proyector de película de 35 milímetros, que tampoco está nada mal.

FUENTE (acerca del nuevo formato de cine en 3D): Tercer Milenio #461. Heraldo de Aragón 20-11-07.

3 comentarios:

Charles X dijo...

De acuerdo totalmente,Mr Derfel. Un apañero vio la pelicula en 3d(con gafas oscuras de esas,vamos) en Avalon(Inglaterra para el resto del personal), y dice que fue una gozada de muerte.
De aqui,a que pongan uno en sevilla(tierra en la que habito),habran sacado ya los monopatines flotantes de regreso al futuro. XD
Espero que no le moleste que le haya enlazado(linkeado como le postee a su apañera Hanami).
Pues nada,que siga usted con las recomendaciones,que yo tratare de imprimir dinero para poder pillarme las (muchos libros y que poco dinerillo U¬¬).
Un saludo

Alejandro dijo...

"¿quién sabe? Tal vez dentro de unos años (cuando se abaraten los costes) cada ciudad española disponga de varias salas de este tipo y se convierta en algo tan normal (o casi tanto) como lo es ahora el sistema Dolby Surround."

Se ha cumplido la profecía y dos años después Yelmo ya tiene mas de 20 salas 3D repartidas por toda España cuyo coste de alquiler de las gafas Nuvision es de 1 €.

David dijo...

Esta muy bueno poder disfrutar de ver películas en buena calidad y por eso cada vez que puedo ir al cine trato de hacerlo. Ademas trato de ver todos los programas que puedo con gran resolución y por eso hace poco me compre un smart tv lg